El cementerio está situado en el baluarte de S. João da Corujeiro, en lo alto de la muralla oriental, cerca del Castillo y con amplias vistas sobre el llano hacia Badajoz.  Su nombre viene de la ermita fundada por los Frailes Hospitalarios de San Juan en 1228.  Fue reconstruida despues del terremoto de Lisboa de 1755.

El cementerio contiene cinco sepulturas:
General Daniel Hoghton cayó a la cabeza de su brigada en la batalla de La Albuera, de el 16 de mayo de 1811.  El general Hoghton (o Houghton), de 41 anos, fué el hijo menor del Diputado de Preston, Sir Henry Hoghton Bt. de Hoghton Tower.  Inició su carrera en el 8º de Infantería; en la fecha de la batalla, estaba al mando de una brigada de la 2ª división de Stewart; al principio de la batalla, esta división estaba en la reserva, pero pronto fué llamada a relevar a la brigada de Infantería Española de la división de Zayas, que con gran valor había contenido el ataque de los franceses en el flanco sur.  A partir de ese momento, y en el centro de la batalla, la brigada de Hoghton luchó sin ceder terreno, pero con bajas espantosas del 63%, terminando el dia con un capitán como oficial de mayor rango.  (En un batallón, el abanderado desprendió el estandarte de su lanza para esconderlo en su chaqueta y asi evitar su captura.  Encontraron y dieron sepultura a su cuerpo los unicos que quedaban de su compañía - un sargento y un cabo).

El ayudante del general Hoghton, el Capitán Ramsden, relató las circunstancias de su muerte:  al principio de la batalla, y donde mas se concentraba la lucha, vió como cayó el general con su caballo.  Hoghton intentó volver a montar, pero herido en ambos costados,  fue incapaz.  Llevado a examinar por el cirujano, este diagnosticó que no había esperanza.  Murió poco despues.  Su chaqueta resultó perforada por mas de una docena de balas.

Los generales Beresford y Stewart, citando el tratado Anglo-Luso de 1654, pidieron al gobernador de Elvas sepultura para el general Hoghton.

Teniente Coronel Daniel White, comandante del regimiento Nº 29 de Worcestershire que formó parte de la brigada de general Hoghton en la batalla de Albuela.  El murió en Elvas el 8 de junio de 1811 de heridas recibidas en esa batalla.  Su lapida era sólo instalada en 2003 sobre el descubrimiento de su obituarion en la revista ‘Gentleman’s Magazine’.

Teniente Coronel James Ward Oliver fue capitán en el 4º de Infantería (King’s Own Royal Border Regiment) hasta 1809, año en el que solicitó el traslado al Ejército de Portugal,  consiguiendo dos ascensos: primero a comandante del Estado Mayor del Ejército Británico, luego a teniente coronel del Ejército Portugués.  Mandó el 14º regimiento de Infantería portuguesa en la batalla de la Albuera y en el segundo sitio de Badajoz, donde fue herido, muriendo en Elvas en 17 de junio de 1811.  Su larga carrera le habia llevado a luchar en América, Holanda, Hanover, Copenhague, La Coruña, Suecia, Portugal y España.  Volviendo de América, fué capturado por los franceses, pero consiguió escapar de la carcel de Orleans. 

Comandante William Nicholas Bull murió en Monforte el 14 de febrero de 1850, con 50 años.  Contaba 10 años cuando la batalla de La Albuera.  Sirvió en los batallones 20º y 21º del 2º regimiento de la Brigada Real da Marinha.  Existe una carta suya de mayo de 1833, en donde, lamentando haber presentado su dimisión, pide reincorporarse en su rango de teniente.

Caroline Bull murió el 28 de junio de 1863, se supone que fue la viuda del comandante William Bull.

La zona de las sepulturas se delimita por una verja de hierro fundido, instalada el 20 de agosto de 1904 por el gobernador militar, el brigadier João Carlos Rodrigues da Costa, como consta en una lápida grabada “G.P.E. - 20.8.1904” (Gobernador da Praça de Elvas).

Durante años, solo se accedía con dificultad al cementerio, por encontrarse en zona militar.  Este ya no es el caso, y hoy dia se ocupa del mantenimiento la reducida comunidad británica

Badajoz y La Albuera
En toda la historia de Portugal, la llave de su defensa interior ha sido Elvas.  En 1811, frente a Badajoz,  formaba la entrada meridional hacia España.  En el norte, cumplía el mismo papel Almeida con Ciudad Rodrigo.  Wellington vió la importancia de asegurarse los dos puntos estratégicos antes de adentrarse en España,  encargandose él mismo de la campaña Almeida-Ciudad Rodrigo, y el mariscal Beresford, comandante supremo del Ejército Portugués, de las operaciones en el sur.  El primer sitio de Badajoz se vió levantado por el avance del mariscal Soult.  Beresford fué a bloquear este avance en La Albuera.  Esta resulto ser una de las mas sangrientas batallas de la guerra.  Badajoz no cayó hasta el mes de abril de 1812, en otra operación sangrienta.

Sumando los sitios de Badajoz y la batalla de La Albuera, los ejercitos aliados de Inglaterra, Portugal, España y Alemania perdieron 11,000 soldados. 

Placas conmemorativas
En el 14 de mayo de 2000, y en presencia del Embajador británico Sir John Holmes y del Jefe del Estado Mayor del Ejército Portugés, General Martins Barento, se descubrieron unas placas en memoria de los regimientos británicos y portugueses que habian luchado en las batallas de L Albuera y de Badajoz.  El Ejército Portugues se encargó de la colocaçión de las placas asi como del arreglo del cementerio.  El mantenimiento voluntario sigue a cargo de los “Amigos del Cementerio de los Ingleses”. 

El 14 de mayo del 2004 el general Fulgencio Coll Bucher, comandante de la Brigada Mecanizada XI - Extremadura, y Gobernador militar de Badajoz, destapó en presencia de la embajadora británica Dame Glynne Evans una placa conmemorativa en honor a los regimientos Españoles que lucharon en La Albuera en presencia de la embajadora británica Dame Glynne Evans.

Para información adicional, contáctenos en: Celia Denney


El Cementerio de los Ingleses